Archivo de la etiqueta: cuento

Lectura y construcción de “El mono que escribió el Quijote” #Cervantes2018

La primera versión del cuento es de 2007 o 2008. Aún estaba viviendo en España. Leí dos veces el Quijote en ese tiempo. Una por gusto, la otra buscando algo. Tres elementos fueron los que me daban vuelta en la cabeza. Por entonces leía mucha más filosofía que literatura. No me interesaban las historias ni […]

“El mono que escribió el Quijote” en Libros de la semana de AristeguiNoticias.com

El mono que escribió el Quijote se cuela en la lista de los libros de la semana de AristeguiNoticias. ¡! Alejandro Vázquez Ortiz. El mono que escribió el Quijote. Librosampleados. 48 pp. Título ganador del XXXI Premio Nacional de Cuento y Ciencia Ficción. A partir de la construcción de un mundo distópico donde el azar […]

El mono que escribió el Quijote

“El mono que escribió el Quijote” es un texto al que aprecio mucho. Lo empecé a escribir en 2008 en España. Después de haber releído el Quijote (4 años después de su 400 aniversario). Una versión anterior formó parte de un libro que ganó la mención honorífica en el Premio Comala de 2011. Luego hice […]

Tratado sobre el naufragio en dos partes, en Cuentistas de Tierra Adentro 2007-2017, FETA.

Aunque Correos de México conspiró para que no ocurriera, finalmente me llegó mi ejemplar de Cuentistas de Tierra Adentro 2007-2017, editado por el Fondo Editorial Tierra Adentro y que incluye un cuento de La virtud de la impotencia. Tratado sobre el naufragio en dos partes. Ese cuento se remonta a cuando vivía en España. Lo escribí en la […]

“Yonque”, próximamente.

«Agustín Serna, siempre contigo», en Revista Luvina, n. 87-88, verano-otoño 2017

Este cuento los escribí en algún punto de 2016. Finalmente vio la luz en la Revista Luvina de la Universidad de Guadalajara; aunque yo no me había apercibido de ello. (Carita triste). Hasta ahora. Recuerdo que cuando vi que salió el número consulté el índice en la página y no encontré el texto. Hace poco […]

“Mi jardín” (Cuento)

No hay límites ni patrón para la generación de los animales. Lo único que es siempre seguro es que al atardecer se mueren. Se extinguen como las horas. No importa qué cuidados se le proporcione, qué mimos o zootécnicos se visite. A las siete de la tarde comienza su agonía que se prolonga un par […]